martes, 14 de febrero de 2017

J.S. Bach .Cantata 112 "Der Herr ist mein getreuer Hirt",



"Der Herr ist mein getreuer Hirt","El Señor es mi  pastor fiel"

Der Herr ist mein Getreuer Hirt (El Señor es mi pastor fiel), BWV 112, es una cantata de iglesia para el segundo domingo después de Pascua. Bach compuso la cantata coral en Leipzig y la primera actuación se realizó el 8 de abril de 1731. Se basa en el himno de Wolfgang Meuslin, una paráfrasis del Salmo 23 (1530), Bach compuso la cantata en Leipzig para el segundo domingo después de Pascua, llamado Misericordias Domini. Las lecturas prescritas para ese domingo eran de la Primera Epístola de Pedro (Cristo como modelo - 1 Pedro 2: 21-25), y desde el Evangelio de Juan, (el Buen Pastor - Juan 10: 11-16).
La Cantata esta compuesta para  soprano, alto, tenor, bajo, trompas, oboe d’amore, fagot, cuerdas y continuo. Obra de pequeñas proporciones, que utiliza incluso el mismo material del choral final en el coro inicial. Destaca por su especial belleza el dúo (Soprano y Tenor) Du bereitest für mi reinen Tisch,(Preparas para mí una mesa) .
Como hemos referido al principio, el texto de la cantata es una paráfrasis del salmo 23, uno de los mas bellos del salterio y de los más comentados y orados a lo largo de los siglos, tanto por la tradición judía como por la cristiana. 

El Señor es mi pastor, nada me falta.
En prados de hierba fresca me hace reposar,
me conduce junto a fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas.

Me guía por el camino justo,
haciendo honor a su Nombre.
Aunque pase por un valle tenebroso,
ningún mal temeré,
porque Tú estás conmigo.

Tu vara y tu cayado me dan seguridad.
Me preparas un banquete
en frente de mis enemigos,
perfumas con ungüento mi cabeza
y mi copa rebosa.

Tu amor y tu bondad me acompañan
todos los días de mi vida;
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término.

También es uno de los más usados en el arte. Basta recordar las numerosas pinturas de las catacumbas. En ellas se suele representar a Jesús como un joven sin barba, de pie, con vestido corto y zurrón, con una oveja sobre sus hombros y la cabeza suavemente apoyada sobre la oveja. 
En la Liturgia cristiana se lee como salmo responsorial en distintas fiestas del Señor y se propone para todo tipo de celebraciones (bautizos, matrimonios, funerales, etc). Es un texto hermoso y poético, que nos habla de la ternura de Dios y de los sentimientos que experimenta quien se encuentra con Él: alegría, paz, seguridad, confianza, plenitud de vida.

Puedes encontrar el texto de la cantata , en alemán y español AQUI

Espero y deseo que a través de esta cantata y de la lectura reposada del salmo , tu alma y la mía se eleven a cotas mas altas desde donde, sin duda alguna, comenzaremos  a percibir la dulzura y el amor sin limites de ese Padre Bueno que nos sostiene en el ser y en el existir.